millonaria multa a glovo

Multa millonaria a Glovo, ¿Qué está pasando en el sector delivery?

El día 12 de agosto de 2021 entró en vigor la conocida «ley rider« por la cual se regula la contratación de repartidores como falsos autónomos por parte de empresas de delivery como Glovo o Uber eats. La ley rider establece que los repartidores de comida a domicilio son trabajadores por cuenta ajena y no autónomos, por lo que tienen derecho a un salario mínimo, a cotizar a la Seguridad Social y a recibir otros beneficios laborales.

La aprobación de esta ley supuso la decisión de Deliveroo de abandonar su servicio en España al declarar que no era capaz de mantener la rentabilidad de su operaciones si debía regularizar a sus repartidores. Otras empresas como Glovo, decidieron en cambio seguir sorteando la ley y aprovechar nuevos vacíos legales con tal de mantener sus costes operativos al mínimo posible.

¿Cómo evitó Glovo cumplir la Ley Rider?

Tras su aprobación, la compañía anunció que tan solo contrataría al 20% de la plantilla mientras que el resto seguiría trabajando en régimen de autónomo con «condiciones mejoradas». 

Más adelante, enrevesó aún más el modelo, desviando la relación contractual con el repartidor al restaurante. De esta forma, ahora cada repartidor debía emitir una factura a todos los restaurantes a los que habían prestado servicio a través de la plataforma, lo que se convirtió en un auténtico infierno administrativo tanto para los riders como los hosteleros.

Si embargo, ante esta nueva situación, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social anunció que sería «implacable ante este tipo de tretas y subterfugios legales».

Promesa cumplida y multa(s) millonarias

Ante la negativa de Glovo de ajustarse a la ley, finalmente Inspección de Trabajo multó el pasado con 79 millones de euros a la compañía por sus más de 10 mil repartidores en situación irregular.

Esta es la multa más grande, pero no la única. La compañía acumula ya más de 120 millones de euros en sanciones de diferente índole: liquidaciones de cuotas a la Seguridad Social, infracciones a la ley Rider en diferentes Comunidades Autónomas e incluso una multa por obstrucción a la labor inspectora.

¿Sobrevivirán estas empresas a la nueva regulación?

El panorama no parece muy alentador para estos grandes agregadores de restaurantes. Deliveroo ni siquiera trató de rentabilizar su modelo con estas condiciones, y la única estrategia de Glovo fue la de esquivar la ley.

El único gigante que parece haber salido airoso es Just Eat, porque ya contaba con su repartidores en regla a través de una subcontratación de este servicio con otra empresa. No obstante, en todos los casos la calidad del servicio a domicilio se ha visto muy resentida, y ha llegado incluso a desaparecer en núcleos de población más pequeños.

Una gran oportunidad para los restaurantes online

La caída del sector del food delivery supondrá, para muchos, el abandono total de su canal de venta online. Y para otros, una oportunidad única para hacerlo crecer de una forma que nunca habían tenido oportunidad por culpa de la gran cuota de mercado que ocupan estas grandes compañías.

La caída del sector del food delivery supondrá, para muchos, el abandono total de su canal de venta online. Y para otros, una oportunidad única para hacerlo crecer de una forma que nunca habían tenido oportunidad por culpa de la gran cuota de mercado que ocupan estas grandes compañías.

Ante una posible caída, los negocios más beneficiados serán sin duda aquellos restaurantes con una fuerte presencia online, con canales de venta propios, y con flota de repartidores en plantilla.

Prueba sin compromiso tu propio sistema de pedidos

Recibe pedidos take-away y delivery en la tienda online propia de tu restaurante.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!